martes, 11 de diciembre de 2012

Felicitación para El Mar de Tinta





Felicitación para esa maravillosa revista digital de literatura que es El Mar de Tinta.

No sabéis el delicioso e inmenso placer que ha supuesto para mí realizar este encargo.
Almudena Avilés prácticamente dejó que corriese y bailase libre como una demente. Y eso es lo que he hecho exactamente.

O casi, casi. Existe una versión ligeramente diferente, ligeramente más oscura de esta ilustración, que ha quedado escondida en la penumbra de manera temporal. Pero dentro de muy poco se deslizará hasta aquí con pies descalzos cruzando el umbral tras el que aguarda, y os susurrará cosas preciosas como hizo conmigo (pero es que todo es parte de lo mismo, ¿no es así…?).

Feliz blancura y feliz invierno, bellas criaturas.



Christmas card for that marvelous digital literary magazine called El Mar de Tinta.

I wish you were aware of the delicious and immense pleasure that doing this assignment has meant for me. Almudena Avilés practically let me run and dance free like a madwoman. And that is exactly what I have done.

Or nearly nearly. There is a slightly different, slightly darker version of this illustration, which has been temporary hidden in the half-light. But soon enough she will slip here barefoot crossing the threshold behind which she awaits, and she will whisper beautiful things to you as she did with me (but it's just that everything is part of the same thing, isn't it…?).

Happy whiteness and happy winter, gorgeous creatures.






lunes, 10 de diciembre de 2012

Birds and strings




Todo lo que necesitabas era un cordel rojo y lo sabías.
Un buen cordel rojo lo arregla casi todo.


(Ilustración para el cuento de Teresa Blanch Fan Tasmina y el castillo de la colina verde, pendiente de publicación en la editorial
San Pablo.)



All you needed was a red cord and you knew it.
A good red cord sorts out almost everything.


(Illustration for the children's tale written by Teresa Blanch Fan Tasmina y el castillo de la colina verde, which will be published soon by San Pablo publishing house.)





viernes, 7 de diciembre de 2012

Revolviendo aún más papeles, y algunas decisiones


Fernand Khnopff , I lock the door upon myself


He olvidado muchas cosas, sabéis.

Recordarlas es como recordar la poesía: hay autores, frases, gestos, melodías, destellos que te arrancan de la corriente en la que supuestamente intentas mantener tu vida ("vida" en el sentido de organismo que se mueve y gesticula y que ingiere y que funciona, que no "Vida") de manera satisfactoria y constante (porque hay que sobrevivir, al fin y al cabo); resplandores que te asaltan como una fiera salvaje (como una dama salvaje, como una fiera-que-es-dama, como un caballero-que-es) y que te arrojan muy poco elegantemente a un lado fuera de ese caudal en el que en teoría tenías que sentirte protegido y sereno.
Pero sabéis, algunos realmente jamás nos sentimos protegidos y serenos ahí, precisamente, precisamente ahí. Cuando llegan y nos embisten esas luces, esas llamas diminutas o inmensas, nos levantamos tras el golpe y sacudimos la cabeza esparciendo gotas de río silencioso y nos quejamos y lanzamos improperios y maldecimos mucho, muchísimo. A veces hasta sangramos un poquito. Pero casi se nos escapa la sonrisa entre blasfemia y blasfemia mientras fingimos que no nos estamos dando cuenta.

Bellas Artes no fue nunca un refugio. Sí fueron refugio las personas que tuve la maravillosa suerte de conocer, la calidez del té en ciertos días infinitamente fríos (recuerdo perfectamente el vaho que me empañaba las gafas cuando mantenía el vaso muy cerca de los labios sin beber, los dedos abrasándoseme felizmente mientras el calor que los desentumecía sobrepasaba lo simbólico), las ventanas inmensas junto a las cuales acurrucarse; el césped que, sobre todo al principio, acogía magia pura y conversación y gatos (muchos, muchos gatos, aunque eso creo que no ha cambiado); algunas tardes/noches de tormenta inconcebible (cómo te reíste de mi cara, Maite, cuando entré aterrada y fascinada y empapada en el aula de dibujo aquella tarde −debió de ser digno de verse, pues la modelo comenzó a reírse también−, y cómo te seguiste riendo años después cada vez que surgía el recordarlo); aquella vez que una estrella y yo bailamos entre carcajadas frente a la entrada mientras caía la primera nieve del invierno; la luz que se colaba por ese preciso cristal en esa hora exacta; el aroma siempre plácido y calmante de la arcilla.
Y ciertas clases teóricas. Allí estaba la llama, y gracias a ellas salía a los pasillos con los ojos muy abiertos y la poesía incendiada en la frente.

La poesía siempre duele, estoy descubriendo últimamente.
(No es como si no lo supiéramos, pero a veces necesitamos concederle algunas letras a un pensamiento para descubrir que lo sabemos.)

Casi curso tras curso, tuve la fortuna de conocer a profesores estupendos que resultaron estar apasionados por temas que a mí también me apasionaban. Tópicos que me hacían y aún me hacen estremecer, resonancias puras de las cosas sobre las cuales yo escribía más o menos secretamente desde hace años. La diferencia era que ahora alguien me hablaba de raíces estéticas, históricas o poéticas; de escritores que también los habían amado o detestado. Saber que mi sed no era sólo mía y que había un eco trazado a través de los siglos era para mí un hallazgo tan delicioso que resultaba casi insoportable. Sencillamente, internarme en esas clases era alimentar el monstruo que soy.

Lo que inicialmente quería decir con todo esto es que he decidido publicar en este blog algunos de los trabajos-ensayos (o tal vez sólo fragmentos, aún no lo sé muy bien) que algunas de esas clases teóricas suscitaron. Como decía al principio, he olvidado muchas cosas (no las importantes, no obstante, más bien las fechas, los autores y los nombres), y sin embargo esos ensayos nacían en ocasiones de lo más profundo de mi ser semejantes a manifiestos, y qué demonios, para qué más se supone que es este blog. Siempre se me dieron mucho mejor las asignaturas teóricas que las prácticas (paradójico, ¿verdad? Pero es que en las prácticas no podía decir lo que proclamaba a gritos en las teóricas), y dejar enterrados eternamente estos textos en los que tanto me impliqué en su momento no tiene mucho sentido.

Así que me voy a dedicar a revisar, corregir y seleccionar; para poder subir fragmentos o totalidades en cuanto me sea posible o me posea el arrebato. Sí, os estoy advirtiendo.
Mientras, os dejo con unas palabras de Arria Marcela en la obra de Théophile Gautier del mismo nombre:


«Yo creo en nuestros antiguos dioses que amaban la vida, 
la juventud, la belleza, el placer; 
no volváis a sumergirme en la descolorida nada.»



Tened buena noche, dulces seres.

PD: Ahora que los estoy releyendo, confirmo mis sospechas recordadas a medias: todos tratan de la carne, del terror a la carne, a la ruina, al temblor, a la huella; de la búsqueda maldita de la máquina impoluta, del maniquí aséptico, del silencio estéril. Criatura obsesiva. Años de carrera para seguir igual, inmensa loca.



martes, 27 de noviembre de 2012

Revolviendo viejos papeles


Por consecuencia de ese tipo de azar que raramente tiene algo de aleatorio, cuando anoche llegué a casa me puse a curiosear viejos cuadernos, recordando de manera inevitable algunas cosas de cuando el mundo y yo aún teníamos algo de inocentes.
Según deslizaba las páginas y encontraba imágenes, seres y personas que jamás he llegado a olvidar del todo, por mi cabeza pasaban principalmente dos pensamientos:
1) Risas silenciosas de reconocimiento, confirmaciones de aspectos y esencias que ya entonces sabía desde hace tiempo. Sienta bien palparse años atrás y saberse, la verdad.
2) «Y pensar que he amado tanto…».
Como lo segundo es algo demasiado neblinoso como para intentar explicarlo, me limitaré a dejar aquí algunos dibujos muestra de lo primero (en realidad, también serían demasiado largos y neblinosos de explicar, así que me haré un poco la criatura loca y diré que quizá los dejo para recordarme a mí misma que nunca debería dejar de soñar demasiado fuerte, que nunca deberíamos dejar de hacerlo. Y probablemente sea cierto).


As a consequence of that kind of chance that is seldom fortuitous, when I arrived home last night I began to browse through my old sketchbooks, remembering some things from back then when the world and I still had some innocence in us.
While I turned the pages and found images, beings and people that I have never really forgotten at all, two thoughts went through my head:
1) Silent laughs of recognition, confirmations of aspects and essences that back then I already had known for some time. It feels good to touch oneself years ago and recognize, indeed.
2) "And to think that I have loved so much…".
Whilst the second thing is a bit too misty to try to explain it, I'll leave in here some drawings as a sample of the first (actually, explaining them will be too long and misty too, so I will play the mad creature a bit and say that maybe I'm leaving them to remind myself that I should never stop dreaming too loud, that we never should stop doing it. And it will be probably true).


Este ser es Amarat. 
This is Amarat.



Y Amarat no es más que un conjunto de facetas y semblanzas que quedaban amalgamadas en una figura nívea y tomaban forma al ser convocadas, con mayor o menor frecuencia, por ciertas canciones. Por esa maravilla que es Inferno de Lunascape, por ejemplo. Que es exactamente el origen de este dibujo y el siguiente.
¿Lo recordáis? ¿No…? 
Yo nunca lo olvido.

And Amarat is just a collection of facets and resemblances that were amalgamated into a snow-white figure and took shape when they were summoned, more or less often, by certain songs. By that marvel that is Lunascape's Inferno, for example. Which is precisely the origin of this drawing and the next.
Do you remember him? No…?
I never forget.



Y ella es ella.
And she is she.



Ya no te adoraré
nunca más
Porque ahora yo soy tú
mi amadísimo Príncipe Blanco.

I will not adore you
anymore
For now I am you
my beloved White Prince.



Podría jurar que hace ocho años estas dos criaturas aparentemente muy jóvenes iban investidas de marfil, tal vez con algún toque de verde. Igualmente, habitan el mismo viento, sin ninguna duda.
I could swear that eight years ago these two apparently very young creatures were dressed in ivory, with maybe a slight touch of green. They also inhabit the same wind, no doubt.





Y éste era toda una declaración de principios.
And these one was every inch a declaration of principles.





¿Algo común entre ellos…?¿Qué queréis decir?
No sé de qué estáis hablando. Y no sé de qué os sorprendéis. Al fin y al cabo, este lugar no es más que un considerable montoncito de reflejos. Tal vez incluso podáis contemplaros en ellos, también. Pero qué esperabais del refugio de una no-persona como yo, ¿eh?

Vamos, sed valientes y contádmelo al calor de un té especiado…


Something in common…?  What do you mean?
I don't know what you're talking about. And I don't know why you should be surprised. After all, this place in nothing but a considerable pile of reflections. Perhaps you can even stare at yourselves in them, too. But what you expected of a refuge that belongs to a not-person like myself, eh…? 

Come on, be brave and tell me while we share the warmth of a spiced tea… 




domingo, 25 de noviembre de 2012

Rumbo a Thuban (III)





Más  ilustraciones de Rumbo a Thuban, de Susana Fernández Gabaldón, publicado por la editorial Edimáter.

La novela es en blanco y negro, pero aún sabiendo que sería así no pude evitar crear los dibujos directamente a color. El colorido era un rasgo esencial del Antiguo Egipto, y siendo así usaban unas tonalidades tan vivas, tan preciosas… No hacerlo yo así se me antojaba un crimen.

Podéis ver la portada aquí, y más ilustraciones aquí.






Some more illustrations for Rumbo a Thuban, written by Susana Fernández Gabaldón and published by Edimáter

The novel is in black and white, but even knowing this I couldn't help creating the drawings in full color. The colorful atmosphere was essential in Ancient Egypt, and so they used vibrant tonalities, so beautiful… Not doing it so myself seemed a crime to me.

You can take a look at the cover here, and see more illustrations here.










lunes, 22 de octubre de 2012

Dirt




Criatura nívea e impura, tiznada de mancha ajena.

Absoluta y plenamente no-persona.


(Ilustración para el cuento de Teresa Blanch Fan Tasmina y el castillo de la colina verde, pendiente de publicación en la editorial San Pablo.)




Impure and snowy creature, blacken with someone else's stains.

Absolutely and completely not-person.  


(Illustration for the children's tale written by Teresa Blanch Fan Tasmina y el castillo de la colina verde, which will be published soon by San Pablo publishing house.)






jueves, 18 de octubre de 2012

El Ansia



(Esta tormenta es mía, 
en ella puedo gritar si me apetece y nadie lo sabrá, lo juro
Y créeme, grito muchísimo
muchísimo)


Lo recuerdo.
Lo recuerdo y muero suavemente
No quiero saber
Sí quiero saber.
Te siento allí, nos siento
como se siente el hálito que asalta previo al verdadero asalto del aliento
el viento que te hace cerrar los ojos y te engarza inevitable la sonrisa y que te arrastra 
como se siente la primera nota de esa danza
Junco y agua y bruma y voz
Pies más blancos que la ira
más punzantes que el dolor

Recuerdo los pasos
Recuerdo 
los 
pasos



El ansia es tan grande y es tan grande la belleza

Más hambre
cada vez más hambre

Mientras ríe
el delirio se le posa en los omóplatos y le engendra estrellas en la frente
se le derrama en cauces verdes cuando descubre las espigas resplandeciendo como dioses

Este mundo que le asoma
(que le araña)
tras la piel

Y es cierto, cada vez
se le da peor esconderse
(cuando cree que no la observa nadie se queda quieta mirando al frente con los ojos muy abiertos)
En el fondo –finge decirse–
debería dejar de respirar tan fuerte
de soñar tan fuerte

Contempla el horizonte que la aguarda y se estremece.



(This storm is mine, 
inside her I can scream if I want to and nobody will know, I swear
And believe me, I scream a lot
a lot)


I remember.
I remember and I die softly
I don't want to know
I do want to know.
I feel you there, I feel us
like you feel the breeze that assaults you before the real assault of breath
the wind that makes you close your eyes and mounts unavoidably the smile on your mouth and drags you along
like you feel the first note of that dance
Reed and water and mist and voice
Feet whiter than rage
bitter than pain

I remember the steps
I remember
the 
steps



The craving is so huge and it is so huge the beauty

More hunger
each time more hunger

As she laughs
the delirium lands on her shoulder blades and seeds stars on her brow
it pours out from her on green streams when she discovers the wheat ears gleaming like gods

This world which leans out
(which scratches)
from behind her skin 

And it is true, each time
she is worse at hiding
(when she thinks that nobody is looking at her, she stays still looking into the distance with her eyes wide open)
Deep down –she pretends to say to herself–
I should stop breathing so strongly
dreaming so strongly  

She looks into the horizon that awaits her and she shivers.





miércoles, 17 de octubre de 2012

Duendelirium




Buenas noches, queridos.
Esto es Duendelirium.

Pensaba presentarlo con unas palabras más elaboradas, más introductorias, pero la verdad es que soy incapaz. Duendelirium es, básicamente, el proyecto que ha encauzado mi locura lunar y me ha permitido verterla en ritmo, gesto y voz junto a otras tres criaturas. Ahora mismo es parte imprescindible de mi corazón, y se cuela entre los retazos de mi aliento. Ahora mismo, Duendelirium arranca de mí el latido que me desquicia de excitación y me recuerda todas aquellas cosas que duermen en mí y detrás de mí y que en la noche oscura presiento, percibo o/y recuerdo.
Decir más se me antoja redundante, decir menos me parece inconcebible.

Ojalá pudiera revelaros todo lo que se está preparando, haceros partícipes aquí y ahora de todo lo que se aproxima.
Pero no puedo, aún. Algunas magias se cocinan lentas (ésta, en realidad, crece tan ávida y rápidamente que arrasa planetas, pero de momento hemos convenido que los planetas supervivientes deben fingir que no está sucediendo nada, y así el asunto entero parecerá más o menos controlable. Pero no sabéis los ataques de risa maníaca que me dan a veces al pensar en esto).

En Duendelirium soy Idir. Los que me conocen mucho sabréis que rara es la vez que adopto voluntariamente un nombre, así que por algo será. O tal vez no se trate de un nombre, sencillamente.

El pasado sábado 13 de octubre, Duendelirium presentó su primer disco 13 Tales en la XXX Hispacón / ImagiCon que tuvo lugar en Urnieta. Describir todas las cosas hermosas y toda la hermosa gente que he conocido o reencontrado sería definitivamente largo. Describir toda la ayuda y el apoyo que hemos recibido y lo increíblemente agradecida y feliz que me siento por ello resultaría, usara las palabras que usara, absolutamente insuficiente. Sólo me siento capaz de daros unas inmensas y eternas gracias por todo, por todas las risas, por la magnífica compañía, por los albergues que superan las peores fantasías de Silent Hill, por las noches larguísimas y las estupendas conversaciones, por el txotx, por la llamada, por los momentos absurdos y soberbios, por haber creído, por la maldita locura, por compartir el latido, por todo.
A los que no habéis podido estar presencialmente, os he echado terriblemente de menos.
Pero os he llevado dentro, segundo a segundo. Y pronto contraatacaremos en Madrid. Y entonces no podréis escapar.

Para los posibles interesados, unas breves indicaciones: en la sección Material > Discografía de nuestra web www.duendelirium.com podéis escuchar o descargaros las cinco canciones de la demo, preludio de nuestro primer disco 13 Tales. También podéis hacerlo en SoundCloud, y buscarnos en nuestro blog, twitter o facebook (incluyendo el estupendo álbum de fotos del concierto).

La tormenta ha comenzado.

Dulces sueños, adorados míos.








Good night, my dears.
This is Duendelirium.

My initial idea was to present it with more intricate words, more introductory, but to tell you the truth I am not able to do it. Duendelirium is, basically, the project that has canalized my lunatic madness and allowed me to put it down on rhythm, gesture and voice along with other three creatures. Right now it is an indispensable part of my heart, and it slips among the shreds of my breath. Right now, Duendelirium rips out of me the beating which drives me mad with excitation and makes me recall all those things that sleep inside of me and behind me and which I perceive in the dark night, feeling them or remembering them.
Saying more seems redundant to me, saying less seems inconceivable.

I wish I could tell you about everything which is being prepared, share with you here and now what is approaching.
But I can't, not yet. Some magic must be cooked slowly (this one, indeed, is growing so eager and fast that destroys planets, but for the moment we have decided that the surviving planets must pretend that nothing is really happening, and this way the whole matter will seem more or less controllable. But you don't know the fit of hysterical laugher which strokes me sometimes when I think about this). 

In Duendelirium I am Idir. Those who know me thoroughly are well aware of how exceptional is the occasion in which I willingly choose a name, so there must be a reason for it. Or perhaps it is not a name, simply.

Last October 13th Duendelirium presented its first work 13 Tales as part of the XXX Hispacón / ImagiCon in Urnieta. Describing all the beautiful things and all the beautiful people I have met or re-encounter will be definitely a long issue. Describing all the help and support that we have been given and how incredibly grateful and happy I feel will be, whatever words I used, absolutely insufficient. I only feel capable of giving you a very big and eternal thank you for it all, for all the laugher, for the splendid company, for the hostels which exceed the worst fantasies of Silent Hill, for the very long nights and the great chats, for the txotx, for the call, for the absurd and superb moments, for believing, for the damn madness, for sharing the heartbeat, for everything. 
Those who couldn't be there physically, I have terribly missed you. But I have carried you in my chest, second by second. And soon we will attack again. And this time you won't be able to run away.

For those interested, our website is www.duendelirium.com. In Material > Albums you can listen and download the five songs included in our demo, prelude of our freshly released CD 13 Tales. You can do the same in SoundCloud, or following us on our blog, twitter or facebook (in there you will find the fantastic photos of the show)

The storm has begun. 
Sweet dreams, my sweetest.







martes, 16 de octubre de 2012

Rumbo a Thuban (II)




Aquí tenéis algunos de los dibujos interiores de Rumbo a Thuban, de Susana Fernández Gabaldón (podéis ver la portada aquí).

Si he de ser sincera, el Antiguo Egipto nunca ha sido uno de los periodos históricos y culturales que más íntimamente me han tocado (inevitablemente, mi alma tira de mí hacia el norte), pero bucear entre mis viejos volúmenes buscando inspiración real ha resultado ser muy, muy interesante, y me ha brindado la ocasión de admirar profundamente la labor preciosista de sus antiguos artesanos.



Dado el clima de hermetismo y misterio que predomina durante toda la novela, decidí no ilustrar escenas de la misma sino escenas pertenecientes al Antiguo Egipto sacadas de murales o relieves. Entre éstos, escogí con preferencia aquellos temas que suelen ser más desconocidos para el público medio: imágenes de la fauna, la flora y la vida cotidiana de los egipcios, motivos que retrataban escrupulosamente con una exquisitez asombrosa y un tremendo realismo.




These are some illustrations I made for Rumbo a Thuban, written by Susana Fernández Gabaldón (you can take a look at the cover here).

To be sincere, Ancient Egypt has never been one of the historical or cultural periods that have touched my heart deeper (the north pulls my soul without remedy), but diving into my old books looking for real inspiration has turned out to be very, very interesting, and has given me the opportunity to thoroughly admire the refined labor of their artisans. 




In view of the secretive and mysterious atmosphere which predominates in the book, I decided not to illustrate scenes of the story but scenes belonging to old Egyptian wall paintings and reliefs. Among these ones, I preferably choose those topics more unfamiliar to the general public: images of the flora, fauna and daily life, motifs that Egyptians craftsmen depicted with amazing realism and exquisiteness. 




lunes, 8 de octubre de 2012

Rumbo a Thuban





Portada para la próxima novela juvenil de la editorial Edimáter Rumbo a Thuban, de Susana Fernández Gabaldón, tercera parte de su libro Más allá de las tres dunas.

Si hace más de catorce años, cuando leí absolutamente fascinada la primera versión mecanografiada de Más allá de las tres dunas (un precioso y apasionante mamotreto por lo menos cuatro veces más voluminoso que la obra final), me hubieran dicho que acabaría ilustrando una secuela de la misma, no sé muy bien cómo me habría sentido. Incrédula, seguramente. Divertida por la ocurrencia.

Y aquí estamos. Pero aquí y ahora debo dejar constancia de que aún espero la publicación de La Ciudad de los Hombres-Ciudad, obra melancólica y poética que por la misma época me dejó un perfume de lluvia gris y amable en el corazón. Dolía dulcemente. Guardarte eso para ti sola me sigue pareciendo muy pero que muy mal, mi estimada Susana.
Y no, no es ninguna indirecta. Es un alegato.



Cover for the young adult novel Rumbo a Thuban, written by Susana Fernández Gabaldón, third part of Mas allá de las tres dunas. It will be published soon by Edimáter publishing house.

If more that fourteen years ago, when I read absolutely fascinated the first typed version of Más allá de las tres dunas (a precious and enthralling hefty volume at least four times bigger than the final book), someone had told me that I will end up illustrating a sequel of the novel, I'm not very sure about how I would have felt. Incredulous, possibly. Amused by the idea.

And here we are. But here and now I must state that I am still waiting for the publication of La Ciudad de los Hombres-Ciudad, a poetic and melancholic work that in those days left a perfume of grey gentle rain over my heart. It hurt sweetly. I do believe that keeping it all for yourself is a very, very wicked thing to do, my dear Susana. 
And no, it is not a hint. It is a statement.



lunes, 3 de septiembre de 2012

viernes, 17 de agosto de 2012

Ladybird




Estudios de personaje para un álbum infantil. 

Character study for a children's picture book.





Como veis, es una inocente mariquita. 
Que sí.

As you see, she is an innocent ladybird.
Really.






jueves, 16 de agosto de 2012

Get us out of here




Bueno, sí, me gustaría un poco de viento, la verdad.
Si no es mucho pedir.


(Ilustración para el cuento de Teresa Blanch Fan Tasmina y el castillo de la colina verde, pendiente de publicación en la editorial
San Pablo.)



Well, yeah, I would like a bit of wind, to tell you the truth.
If it's not too much to ask.


(Illustration for the children's tale written by Teresa Blanch Fan Tasmina y el castillo de la colina verde, which will be published soon by San Pablo publishing house.)




Keys, cookies and crocodiles





Sí, creo que esta noche deberíamos degustar galletitas a la luz de la luna 
y alimentar algunos cocodrilos.

... ¿Cómo?
¿Y se puede saber por qué no...?


(Ilustración para el cuento de Teresa Blanch Fan Tasmina y el castillo de la colina verde, pendiente de publicación en la editorial
San Pablo.)




Yes, I think that tonight we should taste a few cookies under the moonlight 
and feed some crocodiles.

... What?
And may I ask why not...?


(Illustration for the children's tale written by Teresa Blanch Fan Tasmina y el castillo de la colina verde, which will be published soon by San Pablo publishing house.)







domingo, 12 de agosto de 2012

Wait a second




(Ilustración para el cuento de Teresa Blanch Fan Tasmina y el castillo de la colina verde, pendiente de publicación en la editorial
San Pablo.)


De verdad, de verdad que no tengo ni idea de cómo ha ocurrido esto.



(Illustration for the children's tale written by Teresa Blanch Fan Tasmina y el castillo de la colina verde, which will be published soon by San Pablo publishing house.)


I really, really have no idea how this happened.






sábado, 11 de agosto de 2012

The Orchid Queen




Oí el coro de sus voces bellas,
inhumanas,
llamándome.
Llamaban a la esperanza carmesí,
a la palidez de huellas,
a la noche.
Llamaban al poder del roce agudo,
del acariciar brusco y tibio
de las sombras.

Oí el murmullo de sus uñas verdes,
sus latidos,
al crecer.
Oí la sordidez profunda y bella de sus cánticos,
el gemir púrpura y vibrante
de sus gargantas,
cuando el sol se iba agotando
allá,
en el horizonte.




−¿Podrías decirme dónde estabas? −inquirió Strange.
−Paseando −respondió ella. Su voz sonaba como siempre.
−¡Paseando! Arabella, ¿te has vuelto loca? ¿Con tres pies de nieve? ¿Por dónde?
−Por el bosque oscuro. Entre mis hermanos y hermanas que duermen su sueño apacible. Por los páramos altos, entre los espíritus perfumados de mis hermanos y hermanas que murieron hace tiempo. Bajo el cielo gris, entre los sueños y murmullos de mis hermanos y hermanas que aún han de nacer. 


(Jonathan Strange y el Señor Norrel, Susanna Clarke)



I heard the choir of their beautiful voices,
inhuman,
calling me.
They called the crimson hope,
the footprints’ paleness,  
the night.

They called the power of a sharp brush,
the rough and warm caressing
of the shadows. 

I heard the murmur of their green nails,
their heartbeats,
as they grew up.
I heard the deep and exquisite squalor of their canticles,
the purple and vibrant moaning
of their throats,
when the sun was wearing out
there,
in the horizon.



"Where in the world have you been?" demanded Strange.
"Walking," she said. Her voice was just as it has always been.
"Walking! Arabella, are you quite mad? In three feet of snow? Where?"
"In the dark woods", she said, "among my soft-sleeping brothers and sisters. Across the high moors among the sweet-scented ghosts of my brothers and sisters long dead. Under the grey sky through the dreams and murmurs of my brothers and sisters yet to come."


(Jonathan Strange and Mr Norrell, Susanna Clarke)






viernes, 10 de agosto de 2012

The Evil Queen





Recordadme

aquí

por dios

creedme palpitante
aún
creedme inmensa y latente
irrevocable cual tormenta humana
ineludible como ocaso hambriento
inexplicable

sabedme
añoradme
temedme


(Ellos saben de mí
y yo los siento
y lo siento tanto


lo siento tanto)



Y pierdes
(te pierdes)
como el cristal de nieve va a olvidarse en todo lo que es frío
y como lo último que quieres es
ser olvidada
buscas en los lobos aquello que te concedía algún sentido
que te despegaba una sombra
que te hacía símbolo
mas sólo encuentras la belleza de los otros
la belleza de todos aquéllos que tú eras, que no eres
aquéllos que mordieron despacito tus entrañas
y bebieron de tu sangre

(Ellos decían que yo era toda una delicia, puedes creerlo
Tanta cicatriz de la cual florecen primorosamente las cerezas


Y después preguntarán por qué soy una bestia semejante.)




Remember me

here

for god's sake

believe me beating
still
believe me immense and latent
irrevocable as a human storm
unavoidable as a starving  twilight
inexplicable

know me
miss me
fear me

(They know about me
and I feel them
and I'm so sorry


I 'm so sorry)



And you lose
(you get lost)
like the snowflake goes to be forgotten in everything that is cold 
and as the last thing you want is
being forgotten
you seek among the wolves that which gave you some sense
which cast a shadow apart from you
which made you a symbol
but you only find the beauty of the others
the beauty of all of them you were, that you are not
Those who munched slowly your entrails
and drank your blood

(They said that I was an absolute delight, can you believe it
So many scars from which the cherries bloom delicately 

And then they will ask why I am such a beast.)





martes, 24 de julio de 2012

II. The Hunter




Porque la eternidad sigue viniendo
por las noches
a mostrarme su espalda
señalarme la punta sonriente e invariable de su lengua.

(…)

Con la piedad falsa y hambrienta de sus manos
va convocando él en mis hombros mareas de constelaciones negras.

Si alzo mi voz, la suya
se alza límpida y gravísima y perfecta.
Su matiz es del color de las estrellas muertas.
A sus pies soy el océano enigmático.
En su boca soy el secreto de los cuervos.

En sus manos bailan
ángeles de luz medio imperfectos.

Con la melodía humanizada de su boca
va trazando él en mi vientre círculos concéntricos.



Él es el Cazador. 
Sí, así de simple.

¿Hablé de los gemelos, también…? ¿No…?

Qué desastre.
Pero al menos a éste aún no lo conocéis.  

Oh, no. 
Estoy segura de que no.




Because the eternity still comes 
at night
to show me its back
to point at the smiling and unchangeable tip of its tongue.



He is the Hunter.
Yes, that simple.

Did I tell you about the twins, too…? No…?

What a disaster.
But at least you haven't met this one yet.

Oh, no.
I am absolutely sure you have not. 







martes, 17 de julio de 2012

Black, Red, White





Got woken in the night
by a mystical golden light,
my head soaked in river water.
(…)
The smell of redwood giant.
A banquet for the shadows.
Horse and I, 
we're dancers in the dark.
(…)

And they sang to me, this is yours to wear...
You're the chosen one, there's no turning back.


Now...

(Bat for Lashes, Horse and I)

Ella
era árida
como la sangre y la tormenta.


El blanco al alba.
El rojo al amanecer.


Y el negro…



A veces
(y sólo a veces)
cree que aún puede oler la escoba plateada.



She
was arid
like the blood and the storm.


The white one at dawn.
The red one at daybreak.


And the black one…



Sometimes
(and only sometimes)
she thinks that she can still smell the silvery broom.





sábado, 14 de julio de 2012

I. The Watcher





Y sé que hay más estrellas que éstas:
en mi sueño yo tenía tres llaves...
Rozo sus cadáveres multicolores con la yema de los dedos
y les retiro el polvo de sus labios de marfil.



Os dije que ella tenía hermanos.


Él es el Guardián. O el Vigilante (todos sabemos que hay cosas que no tienen sólo un nombre).

Al deslizarse desprende un tenue aroma a bronce y a cuero, a polvo y hojas secas.
Lo has visto alguna vez, lo sabes. 
Él, como Guardián, nunca olvida; pero las personas sí. 

Claro que no es una persona.
¿Por qué querría nadie ser una persona…?





And I know that there are more stars than these ones:
in my dream I had three keys...
I brush their multicolored corpses with my fingertips
and remove the dust from their ivory lips.



I told you she had brothers.


He is the Guardian.
Or the Watcher (we all know that there are things that don't have only one name).

While he slides, he gives off a subtle scent of bronze and leather, of dust and dried leaves.
You have seen him sometime, you know it.
He, as a Guardian, never forgets; but people often do.

Of course he is not a person.
Why would anyone want to be a person…?